1. Limpia tu piel

Limpiar tu piel es ¡MUY Importante! Exposición al sol, algunos productos, la contaminación, etc. pueden causar daños a tu piel, sin embargo una rutina de cuidado adecuada puede limitar este daño y mantener tu piel joven. Una buena rutina empieza limpiando tu piel, de esta manera recibirá el máximo beneficio de los productos que le apliques.

2. Usa Protección solar

El protector solar es ¡Tu Mejor Amigo! Todos estamos familiarizados con proteger la piel cuando estamos expuestos al sol en la playa, pero el sol emite rayos nocivos UV durante todo el año, incluso en los días nublados. Es por esto que es muy importante hacer uso de un Protector Solar SPF 30 ó mayor diariamente para proteger tu piel del daño solar. Aplica el protector solar como el último paso en tu rutina matutina.

3. Incluye antioxidantes en tus productos de uso diario

Los antioxidantes pueden limitar el daño en la piel. Ayudan a neutralizar el daño causado por los radicales libres.  Los radicales libres son átomos y moléculas con un número peculiar de electrones. Son liberados por la luz solar o la contaminación del aire, y flotan en el cuerpo buscando electrones. Cada interacción con células sanas causa daño. Afortunadamente, existen los antioxidantes para limitar el daño. La lista de ingredientes que funcionan como antioxidantes es interminable, pero incluye vitamina A, C y E, té verde, granada y extractos de uva, entre otros. Todos nuestros productos contienen antioxidantes, mira los principios activos de cada uno de nuestros productos para mayor información.

4. Elige productos que ayuden a la “comunicación celular”

Las células de la piel deben comunicarse. Si hay algo que mantiene la piel joven, es que las células actúan como jóvenes. Esto requiere ingredientes que comuniquen las células, que “se comuniquen” con las células defectuosas enviando señales para dejar de producir células malas y comenzar a producir células más jóvenes y saludables. La niacinamida y los péptidos y son ingredientes de comunicación celular.

5. No te olvides de exfoliar la piel

La exfoliación es ¡CLAVE! La piel elimina diariamente las células muertas y se renueva por debajo de la superficie. Cuando eres joven, este es un proceso rápido, pero a medida que envejeces y la piel se daña, pueden pasar hasta tres meses antes de que tu piel se renueve, el resultado de esto es una piel opaca y sin vida. Afortunadamente, hay exfoliantes para ayudar a eliminar las células muertas de la piel. Los exfoliantes AHA son adecuados para pieles secas, opacas y dañadas por el sol. Los exfoliantes de BHA son solubles en aceite, lo que les permite limpiar el interior de los poros. Es lo que los hace adecuados para pieles grasas propensas a brotes. El efecto antiinflamatorio de BHA también los hace ideales para pieles sensibles o propensas a la rosácea. Te recomendamos nuestro Serum AHA + BHA Exfoliante para mejores resultados.

6. Reemplaza los ingredientes naturales de tu piel

La piel tiene un suministro natural de ingredientes de reposición, que desafortunadamente disminuyen con el envejecimiento y el daño solar. Imagine su piel como una pared de ladrillos, con sus células de la piel como ladrillos y los ingredientes naturales de su piel como el cemento que lo mantiene todo junto. Evitan que sustancias nocivas entren en la barrera de su piel y la mantienen hidratada. Los ejemplos de ingredientes de reposición naturales incluyen ácidos hialurónicos, ceramidas y ácidos grasos omega.

7. Lleva una dieta Saludable

¡Una Dieta saludable mejora la piel! No es solo de aplicar nutrientes por fuera, sino también por dentro. Las frutas y verduras están llenas de antioxidantes como la vitamina C y E. Los ácidos grasos omega se encuentran principalmente en el pescado azul, pero también en varios aceites vegetales obtenidos de semillas de linaza, soja, colza y girasol. Los minerales como el hierro, zinc, cobre y cromo son esenciales para su salud y la mayoría también funcionan como antioxidantes. Ejemplos de alimentos ricos en minerales incluyen vegetales de color verde oscuro, nueces, remolacha, huevos, ostras, carne de res, hígado, frijoles y semillas de lino.

8. Elige tus productos para tu tipo de piel

¡La edad no es un tipo de piel! Elige tus productos para el cuidado de la piel según tu tipo de piel y la condición de su piel en lugar de su edad. Por ejemplo, la piel grasa se beneficia más de los humectantes de textura ligera, mientras que la piel seca se beneficia más de los humectantes ricos. Tenemos una poderosa formula antienvejecimiento, si no sabes que productos usar para tu tipo de piel podemos ayudarte. Envía un mail a info@skincare18.com y te daremos toda la info que necesitas.

9. Ten una rutina de cuidado diario

El “Antiaging” comienza con una rutina de cuidado. Trata de mantener una rutina de limpieza, exfoliación e hidratación (y protección solar durante el día). De esta manera, aprovechará al máximo su cuidado de la piel y le dará a sus productos antienvejecimiento la oportunidad de trabajar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies