La exfoliación es un paso fundamental en tu rutina de cuidado facial. Ayuda a mejorar la salud de la piel, eliminando de manera eficaz la acumulación de células muertas haciendo que los productos que apliquemos con posterioridad penetren mejor en la superficie de nuestra piel.

Los exfoliantes químicos sin aclarado pueden suponer una gran diferencia en cualquier tipo de piel y para mejorar diferentes aspectos de ésta. Añadir este paso a tu rutina de rutina de cuidado es la manera más rápida y efectiva de conseguir una piel luminosa, suave, uniforme hidratada.

¿Qué es un exfoliante?

Los exfoliante de AHA y BHA (alfa y betahidroxiácidos) eliminan de manera suave la acumulación de células muertas sin dañar la piel y activando la renovación celular. Tienen diferentes beneficios para la piel:

  • Suaviza la textura rugosa de la piel.
  • Ayuda a limpiar los poros.
  • Minimiza la apariencia de las arrugas.
  • Ilumina e iguala el tono de la piel.

Como usar un exfoliante de AHA y BHA

PASO 1: limpia y seca la piel.

PASO 2: Aplica el exfoliante por rostro, cuello y escote evitando el contorno de ojos. No acalarar.

PASO 3: Cuando se haya absorbido aplicar hidratante, durante el día usar siempre un protector solar.

Diferencias entre BHA y AHA

BHA (Ácido salicílico)

              Recomendado para:

  • Pieles mixtas y grasas
  • Pieles sensibles
  • Puntos negros y granos
  • Piel con tendencia a la Rosacea

AHA (Ácido Glicólico/Láctico/Cítrico)

              Recomendado para:

  • Pieles secas
  • Pieles con fotoenvejecimiento y manchas
  • Hidratación de la piel