Los Serums están llenos de ingredientes efectivos como antioxidantes. Protegen la piel de los efectos dañinos de la contaminación, manteniendo la piel resistente, radiante y con un aspecto más joven.

Lo mejor es que nunca es demasiado tarde para comenzar con un Serum bueno y efectivo.

Un buen Serum facial generalmente tiene una textura particularmente fina y sedosa y, por lo tanto, es muy agradable para la piel. Es fácil de aplicar y se absorbe rápidamente.

Debido a la alta concentración de uno o múltiples ingredientes activos, los sueros son muy efectivos y son una gran adición a la rutina de cuidado de la piel. Esto es especialmente cierto si está combatiendo los signos de envejecimiento de la piel. Gracias a la textura ligera, los ingredientes también pueden penetrar capas más profundas de la piel. Por supuesto, las áreas de la piel que requieren cuidados especiales también pueden tratarse con el suero adecuado. En este caso, es mejor aplicar un suero a la piel facial limpia. Un suero será más efectivo si se aplica directamente después de un exfoliante. Te recomendamos el AHA+BHA Exfoliante, más información sobre esto en :

EL SECRETO PARA UNA BUENA PIEL: LA EXFOLIACIÓN“.